Pasar al contenido principal

Responsabilidad civil del administrador de una sociedad limitada frente a sus acreedores

31/10/2019
| Florian Roetzer, LL.M.
Responsabilidad civil del administrador de una sociedad limitada frente a sus acreedores

El administrador de una sociedad de responsabilidad limitada (GmbH) tiene la obligación de actuar con la diligencia de un buen empresario en lo referente a los asuntos de la empresa. Si el administrador incumple estas obligaciones, será responsable ante la sociedad de los daños y perjuicios causados. Por lo tanto, la responsabilidad del administrador existe, en general, solo y exclusivamente frente a la propia empresa.

En su sentencia del 7.5.2019 – VII ZR 512/17 – el Tribunal Supremo alemán (BGH) afirma que la obligación de llevar a cabo la actividad empresarial correctamente incluye la obligación de garantizar que la empresa cumpla con sus obligaciones legales. Sin embargo, tal obligación sólo existe en principio con respecto a la empresa y no con respecto a los terceros ajenos. No obstante, puede surgir una responsabilidad directa frente a los acreedores de la empresa si el administrador les perjudica de forma intencionada en contra de los principios legales y morales que establece la Ley.

El BGH atribuye altas exigencias a dicha responsabilidad directa, como se confirma en la misma sentencia. Aquel comportamiento inmoral que debe determinarse mediante una valoración global de su contenido, su motivación y su finalidad, debe ofender a la decencia de todos los que piensan de forma equitativa y justa.
Por lo tanto y por lo general, no es suficiente que el administrador incumpla una obligación y cause pérdidas financieras. Más bien, debe considerarse una imprudencia particular de su conducta.

A modo de ejemplo, una responsabilidad personal y directa del administrador se afirma en caso de que el mismo no advierte a la otra parte del negocio de la situación de crisis de la GmbH frente a un mejor conocimiento suyo por el que los terceros acreedores se vean perjudicados. Asimismo, la responsabilidad directa puede producirse en caso de que el administrador realice transacciones arriesgadas con clientes sin experiencia empresarial y sin informarlos debidamente con antelación.

Categoría:

¿Le ha gustado este artículo?

¡Compártalo en sus redes!